domingo, 23 de febrero de 2014

El Supremo avala que el castellano sea vehicular en las escuelas.


Rechaza el recurso de la Generalitat.
El Tribunal Supremo ha avalado las medidas cautelares que impuso el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que la Generalitat tome las decisiones que hagan falta porque el castellano sea lengua vehicular en las aulas, junto al catalán, si así lo pide un solo alumno.
El Supremo desestima así el recurso presentado por la Generalitat contra la decisión del TSJC, tomada el enero del 2013, en que se pedía a la consejería de Enseñanza que se adaptara a la nueva situación creada por la sentencia del Constitucional, que consideraba el castellano como lengua vehicular en Cataluña junto con el catalán.
El Supremo ha rechazado el recurso de Enseñanza, entre otros motivos, argumentando el retraso en la aplicación de las sentencias sobre el castellano a las aulas, y que, «curso detrás curso», se genera en el alumnado «un perjuicio que puede llegar a ser irreparable». Cuando un alumno lo pida, como mínimo el 25% de las horas lectivas tienen que ser en castellano.
Pero como dice el refrán hecha la ley, hecha la trampa, ¿como lo ha arreglado el régimen autoritario y fascista catalán? Haciendo que la gimnasia se dé en castellano, como decía El Gallofa, un personaje de dibujos animados, que se cree que yo soy tonto jefe.

 Así que "Mas" de los mismo, ajo, agua y resina que es lo que nos toca tragar a los castellano parlantes en Cataluña, que hace el gobierno de la Nación pues lo de siempre nada, ni ahora, ni antes, ni nunca, así nos luce el pelo.

2 comentarios:

Juan Fernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Fernández dijo...

Tranquilo Joseto, no te hagas mala sangre, pues he leído que los berrinches anti-independentistas pueden producir úlcera sangrante de duodeno.
Cuando la situación aquí se haga insostenible nos vamos para la Mancha y allí, a nuestras anchas, usaremos como idioma vehicular nuestro ancestral idioma castellano, en su variante calducha.
A pesar de ser el calducho idioma rico en matices y vocablos ambivalentes, como tú sabes, aún no está reconocido por la R.A.E. como uno más de los idiomas oficiales peninsulares, ¡enorme injusticia!, pero tiempo al tiempo.
Un saludo.
24 de febrero de 2014, 9:54