jueves, 23 de noviembre de 2017

Pobre Forcadell



A Forcadell como a otros secesionistas tengo la impresión de que se le ha metido el miedo en el cuerpo. De hecho, todos los que están o pueden estar enjuiciados quieren ser incluidos en las listas de las elecciones del 21-D al Parlament y más que por sus aspiraciones políticas, que para mí han tocado techo, me creo que es:
1º Por seguir cobrando un buen sueldo, chupando de mama Estado.
2º Para estar más protegidos, con eso de los aforamientos.
3º Para ser enjuiciados y juzgados por el Tribunal Supremo, que siempre será más fácil negociar, a través del gobierno, sus más que posibles condenas, y a las pruebas me remito, con Artur Mas, que no fue condenado por el delito de malversación de fondos públicos para evitarle la cárcel, cuando después del juicio por lo penal, el Tribunal de Cuentas le reclama más de cinco millones de euros.
No obstante, los independentistas que tanto quieren a sus líderes pueden estar relativamente tranquilos, pues si algunos de ellos o todos son condenados y encarcelados por el poder judicial, no creo que sea por mucho tiempo, pues serán amnistiados, sin pasar mucho tiempo, por el gobierno de turno, de forma poco ruidosa para que muchos no nos enteremos.

viernes, 17 de noviembre de 2017

«Europa es estúpida si no ve que el Islam utiliza su tolerancia para islamizar»,

Samir Khalil es un sacerdote jesuita egipcio experto en islamología
Análisis sobre el islamismo del experto islamólogo Samir Khalil, egipcio, sacerdote jesuita, profesor de Historia de la cultura árabe y de islamología en Beirut y en Roma. Propone soluciones para llegar el entendimiento entre musulmanes y europeos pero avisa de que el Islam, incluso el que no es yihadista, siempre buscará el poder político. «Los musulmanes han de aceptar vivir en Occidente con las condiciones de la cultura europea», afirma.
- ¿Cree que los musulmanes pueden cambiar el modo que tienen de vivir su religión musulmana?
- Sí, siempre y cuando Europa se afiance en defender su identidad, la carta universal de los derechos humanos. Esa carta es universal, no como la que hace unos años hicieron algunos países musulmanes, una carta musulmana de los derechos humanos. Con esa identidad, Europa puede tener apertura.
»Y los musulmanes han de aceptar vivir en una Europa con las condiciones de Europa, no viniendo a promover en Europa un proyecto musulmán utilizando el esquema tolerante europeo, que está muy extendido entre los musulmanes.  Europa es estúpida si no ve eso, si no se da cuenta de que pueden usar la tolerancia para islamizar Europa.
- ¿Cómo se islamiza una sociedad no islámica?
- Cuando van adquiriendo fuerza social, los musulmanes exigen que las leyes les reconozcan como minoría distinta, y cuando de una minoría de un cinco o diez por ciento llegan a tener ya la presencia de un treinta por ciento, como el caso de Malasia o de Mindanao en Filipinas, exigen la islamización de la sociedad. Y cuando el islam ha ido adquiriendo zonas de poder e influencia, nunca retrocede. España ha sido el único caso en la Historia.
»La única posibilidad que yo veo de modernizar el islam es que cuando las siguientes generaciones de inmigrantes en Europa vean que pueden vivir su fe sin modificar el marco social y político, acepten esa posibilidad.
- ¿Cómo vive la minoría cristiana en un país musulmán?
- La religión islámica está pensada magníficamente como control social y político. La convivencia es siempre como minoría y con la tendencia a desaparecer, aunque algunos líderes islamistas están dándose cuenta de que es negativo para ellos.
»Los cristianos árabes somos plenamente árabes, aunque no compartamos la fe musulmana. Somos más libres que los musulmanes, puesto que podemos aportar una mirada crítica sobre la realidad. Actualmente nos ven como posibles aliados o espías de Occidente, y nos dirigen las mismas acusaciones que dirigen al imperialismo occidental.
»La línea del entendimiento con ellos, que es la de Juan Pablo II, es la de la defensa de los derechos humanos, de la justicia social. En materia social hay un profundo entendimiento entre musulmanes y cristianos, porque hay un visión del hombre coincidente en muchos elementos.
- ¿Qué significa España para un árabe cristiano?
- Para nosotros, España es un símbolo. Europa y Occidente no tienen ya la experiencia de vivir con un grupo dominante de presión constante en nombre de la religión. Además, el islam, históricamente, nunca ha retrocedido en aquellos lugares en los que se ha ido asentando, a excepción de España. España es el único caso en el que un pueblo cristiano recuperó lo que los musulmanes le habían arrebatado.
»Además, la Reconquista no fue una cruzada, los árabes -también los musulmanes- nunca hablamos de «cruzada», hablamos y hablan de las guerras de los francos, de los amalfitanos y de los venecianos luego. Se ve como la sucesión normal de los acontecimientos y de las relaciones entre los pueblos en aquel momento histórico. Para mí, España representa la reacción católica de un pueblo, consciente de su identidad, que pone los medios aptos para recuperarla.
- Entonces, ¿qué piensa de las revisiones históricas que rechazan ese hecho?
- Me sorprende que los occidentales y sobre todo los españoles nieguen eso. La Historia está hecha de flujos y reflujos. Hoy Europa no hace autocrítica, que es buena, sino que hace autodestrucción porque no quiere asumir su historia. Asumir la propia historia es distinguir lo bueno de lo malo pero sentirse orgulloso de que sea esa su propia historia, sin rechazarla.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Cataluña estado independiente o una autonomía del estado Español




¿Se puede ser un estado independiente y a la vez una autonomía del estado Español?
Para contestar a esta última pregunta, hay un experimento imaginario propuesto y concebido en 1935 por  por el físico austríaco Erwin Schrödinger para exponer una de las interpretaciones más contraintuitivas de la mecánica cuántica: qué sucedan dos cosas contrapuestas al mismo tiempo.
Erwin Schrödinger plantea un sistema que se encuentra formado por una caja cerrada y opaca que contiene un gato en su interior, una botella de gas venenoso y un dispositivo, el cual contiene una sola partícula radiactiva con una probabilidad del 50% de desintegrarse en un tiempo dado, de manera que si la partícula se desintegra, el veneno se libera y el gato muere.
Al terminar el tiempo establecido, la probabilidad de que el dispositivo se haya activado y el gato esté muerto es del 50%, y la probabilidad de que el dispositivo no se haya activado y el gato esté vivo tiene el mismo valor.
Según los principios de la mecánica cuántica, la descripción correcta del sistema en ese momento (su función de onda) será el resultado de la superposición de los estados «vivo» y «muerto» (a su vez descritos por su función de onda).
Lo que sucede es que esta propiedad sólo la hemos detectado en los electrones o partículas de las dimensiones de un átomo, pero nunca en sistemas macroscópicos como son "los gatos" o "una región territorial".
Qué una región se encuentre en dos estados a la vez: seguir siendo una autonomía del estado Español y un estado independiente, es un hecho extraordinario en el mundo físico.
Mientras que hoy esperábamos abrir la caja y descubrir si había o no un estado independiente, hemos descubierto que la región Catalana es una región cuántica y dicha región se encuentra en una superposición de los dos estados posibles.
Finalmente, la naturaleza del "procés" sigue siendo una incógnita, que ha dado lugar a distintas interpretaciones de carácter especulativo y por fin, los físicos, hemos encontrado el buscado "gato de schrödinger".
Propongo que Puigdemont sea Premio Nobel de Física del año 2017, ha creado un estado macroscópico superpuesto donde es al mismo tiempo un estado independiente y una autonomía.
¡chapó!

sábado, 11 de noviembre de 2017

Politicos = kk

El juez Pablo Llanera del Tribunal Supremo deja en libertad, por 150.000 €, a la máxima responsable del poder legislativo en Cataluña, a la Sra. Forcadell, colaboradora y pieza fundamental de los delitos de desobediencia, reiterada al constitucional, sedición y rebeldía entre otros. Todo porque en el último momento ante el juez dice acatar la constitución y no actuar en contra del Estado de Derecho.
Pobres argumentos, según mis cortos conocimientos, que el juez utiliza para lejos de aplicar la ley en todos sus términos, se pliega a los deseos de la mayoría de los políticos, que solo buscan sus intereses, aunque tengan que mentir, engañar o traicionar a sus votantes. Ni justicia, ni Estado de Derecho.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Veleta tu eres veleta.

Verdaderamente, causa sonrojo y vergüenza ajena el cambio tan radical, de la actitud tan sumamente desafiante de hace semanas a la bajada de pantalones de ayer; pero ¡ojo!: sonrojo ajeno sólo si es por miedo a la cárcel.

Personalmente comparto la opinión y sospechas de varios analistas de los medios de que más que eso se trata de que van de listos (ellos mismos han hablado alguna vez y demostrado en sus actuaciones de "astucias")  y usan esa táctica como "estrategia defensiva" para, además de librarse de la cárcel y seguir riéndose del Estado "espanyol", poder seguir desde fuera ayudando a la causa, especialmente en vísperas de unas elecciones en las que se juegan el ser o no ser. Porque a nadie nos cabe la menor duda de que la intención de seguir "con lo suyo" para nada se ha evaporado desde el 1-O hasta aquí.

Por otra parte, ojalá me equivoque yo y no el juez Llerena, pero yo sí aprecio "riesgo de fuga", al menos de la Sra. Forcadell, para unirse a "la Generalitat en el exilio". Si yo fuera ella, vería bastantes razones para fugarme: con esa escapada reanimaría a mis fans (que ahora dudan de si me he rajado y están en riesgo de desmoralizarse), lavaría y mantendría mi imagen de luchadora, reforzaría al "Govern en el exilio" y podría seguir empujando a la causa independentista, además de dejar en entredicho y rozando el ridículo a la Justicia española. No está mal por 150.000€

Yo les aplicaba YA la sedición, de la que hace años que no hay duda, y cortaba por lo sano, en vez de andar a vueltas con las dudas sobre rebelión, que parecen más bien un pretexto sobrevenido al que se agarran los jueces para calcular si encarcelamos, si no, si nos pasamos, si no, si qué dirán, si qué no dirán, si será o no contraproducente en la calle,......


viernes, 19 de mayo de 2017

El becerro de oro.

Vivimos una época de embriaguez tecnológica en la que todos nos inclinamos fascinados ante el becerro de oro de las nuevas tecnologías.
Sin embargo, debemos hacernos una pregunta antipática:
¿constituyen todas estas nuevas tecnologías avances productivos o tecnología banal?
¿Por qué entonces se ha ralentizado el crecimiento de la productividad en los países desarrollados?
Dado que el tiempo es un recurso evidentemente escaso (una constante desde el albor de los tiempos es que el día tiene sólo 24 horas), la clave del progreso material a largo plazo es el aumento de la productividad, es decir, cuánto más logramos producir en esas mismas 24 horas:
todo aquello que nos haga ganar tiempo es un aumento de la productividad, y todo aquello que nos haga perder tiempo supone una caída de la misma.
Los revolucionarios avances posteriores a la Revolución Industrial supusieron enormes ahorros de tiempo. Hasta entonces y durante milenios, la productividad apenas aumentaba y, en consecuencia, generación tras generación las familias disponían prácticamente de los mismos recursos que sus antepasados más lejanos. Las granjas del s. XVIII, por ejemplo, eran muy parecidas a las de los tiempos de Roma.
Con la Revolución Industrial, y por primera vez en la Historia, se sustituyó la fuerza bruta del hombre y de los animales por la de la máquina, primero con la máquina de vapor y, posteriormente, con la electricidad y el motor de combustión.
También por primera vez el tren, al barco a motor, al automóvil y, finalmente, al avión lograron una inimaginable reducción de tiempos de viaje acortando distancias. Hasta principios del s. XIX los hombres viajaban de la misma forma (a pie y a caballo) y los barcos utilizaban la misma tecnología (la vela) que en el Antiguo Egipto, casi 5.000 años antes.
Por primera vez, la electricidad permitió no depender de la luz diurna y la noche pudo transformarse en día sin encender fuego. Se inventaron el telégrafo y el teléfono, la radio y la televisión, por lo que también por primera vez el hombre pudo comunicarse a distancia, transmitir sonido e imágenes y conservarlas.
El frío artificial hizo posible la conservación de alimentos, el aire acondicionado, el progreso en climas cálidos, los electrodomésticos liberaron tiempo y trajeron confort, la producción en cadena permitió un increíble abaratamiento de los bienes, los fertilizantes hicieron posible multiplicar la producción de alimentos con la misma superficie de tierra cultivable (otro recurso escaso) y el desarrollo de materiales como el acero, el plástico y la fibra de vidrio facilitaron la fabricación de bienes impensables hasta entonces.
Todo ello fue posible gracias a la energía barata provista por combustibles  como el carbón y el petróleo, hoy tan grotescamente denostados, sin cuya abundancia y eficiencia energética resulta impensable tamaño salto de progreso de la Humanidad.
Desde el punto de vista humano, el aumento de la productividad siempre ha tenido su origen en el ingenio y tenacidad de una minoría de inconformistas capaces de apoyarse en el conocimiento y la experiencia acumulados por generaciones precedentes y, simultáneamente, cuestionar creencias arraigadas y limitantes desafiando el statu quo en la terca convicción de que mejorar es posible. Estos inconformistas son científicos, inventores y también empresarios, cuyo papel en el aumento de la productividad a través de las mejoras del proceso productivo suele ser ignorado.
Por ejemplo, entre 1909 y 1919 Henry Ford, inventor de la producción en cadena, pasó de fabricar 18.000 coches anuales a fabricar 1.000.000 con tal eficiencia productiva que, en el mismo período, pudo bajar el precio medio de cada Ford T cerca de un 50%, doblar el salario mínimo en sus fábricas y lograr beneficios año tras año (frente a tantas “empresas” tecnológicas actuales en las que los beneficios, como Godot en la obra de Beckett, nunca llegan).
Pues bien, este salto tecnológico brutal se produjo, fundamentalmente, entre principios del s. XIX y el segundo tercio del s. XX, y supuso un enorme ahorro de tiempo.
Desde entonces, la productividad en los países desarrollados parece haberse ralentizado, conviviendo avances en el campo de la robótica y la automatización de rutinas con mejoras marginales poco destacables en multitud de productos, evoluciones más que revoluciones.
Esta disparidad entre la percepción generalizada de estar viviendo inmersos en increíbles avances tecnológicos y una mediocre mejora de la productividad causa cierta perplejidad.
Es cierto que muchas innovaciones recientes sólo están dirigidas a la miniaturización y a un ocio generalmente poco inteligente, más que a aumentar la productividad. Incluso el extraordinario invento de internet parece haber tenido un efecto relativamente efímero en la productividad y puede haber caído ya en manos de la ley de rendimientos decrecientes.
De hecho,
¡cuánto tiempo perdemos con ciertas aplicaciones de las nuevas tecnologías como el email o los teléfonos móviles, en los que tecleamos como taquígrafos enloquecidos salivando como perros de Pavlov cada vez que oímos el aviso de que alguien nos ha escrito alguna nadería!
¿Y qué decir del tiempo perdido en las redes sociales (o deberíamos decir asociales), esos instrumentos de propaganda y linchamiento organizado, de control de la población, de fomento de la esclavitud del qué dirán y de incitación a todo tipo de adicciones
Así surge una pregunta incómoda para una sociedad que sufre de histeria tecnológica:
¿es comparable el salto producido entre 1800 y 1970 con el producido por los cambios tecnológicos del último medio siglo? Pongámoslo de otra manera.
¿Qué valoraría más un hogar africano pobre:

agua corriente, electricidad, teléfono fijo, electrodomésticos, fertilizantes, aire acondicionado y un coche, o un ordenador con internet, un móvil llenito de aplicaciones y un perfil en las redes sociales?

viernes, 12 de mayo de 2017

Cambio climático

Que el cambio climático existe es una realidad, otra cosa muy distinta sería estar o no de acuerdo con los argumentos y justificaciones varias, que se utilizan frecuentemente para (aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid) arremeter contra las emisiones de determinados medios (vehículos, que no digo yo que no contaminen, Dios me libre) sin hacer mención a otros agentes que contaminan igualmente (si no más) pero contra los que no es popular arremeter (véase calefacciones, fábricas etc.) o no interesa. ¿Es que en verano hay menos vehículos circulando por el centro de las ciudades? o ¿es que en verano los vehículos contaminan menos? pero parece que la culpa de la contaminación y de acabar con el medio ambiente recae solo sobre estos, es lo que parece estar de moda en estos momentos.
¿Es lógica la medida promovida por según qué gobernantes, de prohibir la circulación por el centro de las ciudades a los coches de más de 20 años? ¿por qué lo de los 20 años? ¿tiene alguna lógica? o ¿es simplemente porque es una cifra redonda? ¿para que se implantaron hace años las Inspecciones Técnicas a los Vehículos? ¿es que los coches de más de 20 años no pasan la ITV? o, ¿es que los coches de más de 20 años no pagan el Impuesto sobre Circulación de Vehículos? ¿por qué se va a prohibir circular a un coche por su antigüedad si puede que contamine menos que muchos que tengan menos años? ¿quien no se ha encontrado alguna vez con coches con menos de 20 años que van dejando una zorrera de tres pares de h.....? ¿no sería más lógico implantar controles y sancionar a quienes no mantuvieran en óptimas condiciones las emisiones de su vehículo?. Porque, según lo veo yo, quien conserva un coche con más de 20 años es muy probable que sea alguien que lo tenga bien cuidado y al día en sus mantenimientos, y si no lo es, os aseguro que a ese coche se le notaría y sería muy sencillo de detectar y paralizar. ¿Que ha sido de aquellas "patrullas verdes" que hace muchos años se pusieron en marcha en Madrid y en otras capitales, y que ante las emisiones contaminantes de los coches te paraban y te hacían mediciones, practicando la correspondiente sanción si procedía?. Pero no, no parece que estén por la labor de vivir y dejar vivir, es más popular tocar las pelotas y machacar a quien casi nunca puede defenderse.
Si tienen tanta sensibilidad para la preserva del medio ambiente y del cambio climático, ¿como es que no potencian las energías limpias renovables  en lugar de, como han hecho, ponerlas impuestos? ¿les preocupa de verdad el cambio climático? o ven en su defensa una oportunidad para justificar unos gastos y unos presupuestos de los que quizás de otra manera no podrían disponer.
No me siento preparado para entrar en otro debate, la historia se compone de ciclos, ciclos de glaciaciones y de deshielos, de lluvias y de sequías, el mundo no ha nacido en el siglo XIX, pero antes, cuando había un ciclo de sequías y deshielos,  ¿que tipo de combustibles fósiles se utilizaban para que se produjeran esos ciclos? ¿había coches? ¿y fabricas, y calefacciones? ¿de quién era la culpa? estoy seguro de que aunque, yo no tengo las respuestas, con toda seguridad habrá quien, más preparado que yo, sepa las respuestas y hasta me convenza de que no tengo razón.

En fin....¿Cambio climático?: por supuesto SÍ, ¿Gestión adecuada del mismo?: ¿¿¿  ...   ???, tengo mis dudas.